Puerto Cisnes, entre Parques Nacionales y fiordos

Por: Patricia Osorio
Fotografías: Ariel Riquelme, Maryorie Araya y Cesar Peralta.

Puerto Cisnes, conocida también como la Perla del Litoral, comenzó a poblarse en la década del cincuenta con los primeros colonos aventureros que fundaron el pueblo en 1955.

La costera ciudad está ubicada en la zona norte de Carretera Austral de la región de Aysén, emplazada en una bahía del Canal de Puyuhuapi cercana al Parque Nacional Isla Magdalena y al Parque Nacional Queulat.

En los últimos años ha tenido avances en desarrollo e infraestructura, lo que la ha convertido en un destino buscado por los viajeros que recorren Carretera Austral. Esta situación también se ha facilitado gracias a la conexión marítima que une Quellón con Puerto Cisnes, en un viaje que dura aproximadamente de 12 a 18 horas, dependiendo del recorrido elegido, y que muchos eligen para comenzar su viaje por esta ruta escénica.

Hasta hace pocos años los dos ingresos a Puerto Cisnes, desde la Carretera, eran a través de caminos de ripio, pero actualmente, uno de ellos está pavimentado, siendo la principal vía de acceso. Esto produjo, entre otras cosas, que fueran llegando más visitantes hasta la encantadora localidad. Además, tanto la conexión con Coyhaique (3 horas) como con Puerto Aysén (2 horas y media) presentan caminos asfaltados.

¿Qué hacer en la Perla del Litoral?

Puerto Cisnes tiene mucho que ofrecer, y goza del encanto de un pueblo litoral, por lo que un paseo obligado es caminar por su costanera para disfrutar el paisaje a cualquier hora del día, en espacial los amaneceres y atardeceres, donde el cielo colorido es el protagonista. Siguiendo este camino es posible llegar hasta el sector Media Luna, balneario local que cuenta con baños púbicos y quinchos techados para picnic y asados. Además, este sector parece un museo de embarcaciones a cielo abierto, ya que se pueden ver botes viejos que descansan a la orilla del mar y un astillero de embarcaciones antiguas en un pequeño brazo del río Cisnes.

Recorriendo sus senderos

Dentro del pueblo existen otros tres senderos de fácil acceso. El primero es Dos Lagunas, de 2 horas de duración de ida y vuelta, donde se cruza por un bosque siempreverde y un embaralado antiguo, que era la forma en que los colonos construyeron pasarelas para extraer el Ciprés de las Guaitecas (la conífera más austral del mundo).
Otra alternativa es subir el cerro Leucotón por el sendero Virgen de Las Rosas, y tener una vista panorámica del pueblo. Finalmente, el sendero El faro, de 3 horas de duración. En este se logra la más alta vista del pueblo durante el ascenso, además de poder observar a la distancia el Parque Nacional Isla Magdalena.

Para los más osados y que estén buscando actividades más intensas pueden realizar el ascenso al Cerro Gilberto. Se recomienda hacerlo con guía, tiene una duración de dos días, el primero es para hacer cumbre y gozar de la vista privilegiada que otorga el mirador, y el segundo para descender.

Actividades de agua

Uno de los principales atractivos de Puerto Cisnes es el avistamiento de cetáceos y avifauna marina presente en el canal Puyuhuapi, ecosistema rico en biodiversidad y paisajes inalterados. Esta realidad generó que hace unos años atrás un grupo de personas locales interesadas en el cuidado del medio ambiente y con el objetivo de preservar el patrimonio natural del borde costero creara la Agrupación de Turismo Náutico y Conservación de Cetáceos que busca proteger este valioso ecosistema, mediante acciones de educación ambiental, investigación científica, y difusión de la biodiversidad presente, vinculando a la comunidad en cada una de sus iniciativas y promoviendo el desarrollo del turismo sustentable.

Para disfrutar de estas maravillas naturales se pueden realizar distintos tipos de actividades relacionadas al agua. La primera es una navegación para hacer avistamiento de cetáceos, logrando ver especies como el Delfín Austral y chileno, comúnmente llamado toninas, y en verano es posible ver el Delfín Nariz de Botella, además de apreciar toda la avifauna y su gran diversidad.

La segunda está orientada al relajo, y es una navegación que visita las termas naturales en el Parque Nacional Isla Magdalena, donde es posible bañarse en unos pozones que crea la marea al subir y que permite disfrutar de las cálidas aguas del fiordo mientras se contempla la belleza del entorno, sin duda un imperdible. Este parque, además de su belleza prístina, es el hogar de pingüinos, cormoranes, lobos marinos y huillines. Su acceso es únicamente a través del mar, y solo se puede desembarcar en las termas.

Una que requiere algo de esfuerzo físico es la bajada guiada del río Cisnes en kayak, con una duración de 5 horas. Durante la travesía por la bahía y desembocadura del mismo río se puede hacer avistamiento de avifauna y ver, por ejemplo, cisnes de cuello negro, cormoranes, garzas, distintos tipos de patos, y porque no, con suerte también algún delfín que le guste jugar.

Finalmente, y para quienes buscan descubrir lugares menos visitados, se puede llegar hasta las islas de Gala y Gaviota, bellos poblados donde se puede apreciar la vida de la Carretera Austral de mar, lugares llenos de encanto en medio de una naturaleza exuberante.

No te puedes perder

Además de la visita al Parque Nacional Isla Magdalena el otro Parque Nacional que está cercano a Puerto Cisnes es el Queulat, a 40 minutos, donde puedes disfrutar con tranquilidad de sus diversos atractivos naturales como: el Salto del Cóndor, Salto padre García, el maravilloso fiordo Queulat y uno de los íconos de la Carretera Austral, el conocido Ventisquero Colgante, esta visita se puede realizar por cuenta propia y también con tours guiados.

Puerto Cisnes, como buen puerto, tiene una gastronomía interesante para ofrecer, destacando por supuesto los productos del mar que se celebran cada verano en la “Fiesta del pescao frito”, y que se ha convertido en uno de los encuentros costumbristas más visitados de la Carretera Austral. El evento se realiza el último fin de semana de enero, y convoca a miles de personas que quieren disfrutar de la merluza, el salmón y otros deliciosos productos.

Si bien la comida siempre es una buena excusa para dejarse encantar, esta fiesta es por sobre todo comunitaria, ya que en torno a la gastronomía se lleva a cabo una minga para ir en ayuda de algún vecino que necesite un nuevo hogar. La mayor sorpresa se la llevan los que asisten por primera vez cuando ven la casa flotando en el mar que se va acercando al puerto para luego desembarcar en el muelle y ser tirada a mano por miles de personas hasta su destino final. Sin duda un evento digno de ver.

Por todas estas razones y muchas más es que hay que visitar Puerto Cisnes, para disfrutar de esta perla en medio de la ruta escénica más bella del mundo.

 
FUENTE: Fuente de Origen | Publicado el Fecha
 

Club de Amigos Carretera Austral
Club de Amigos de Carretera Austral HAZTE MIEMBRO AQUÍ

Tu Nombre Completo (requerido)

Tu Correo (requerido)

 
 

Comenta en Facebook

Facebook