Las maravillosas flores de Carretera Austral

Por: Ivonne Coñuecar Araya / Periodista y Fotógrafa
Contacto: ica@carretera-austral.net

Justo cuando comenzamos los mates, quedé mirando las flores de mi tía. Siempre estuvieron ahí, sin embargo, de pronto caí en cuenta que ni siquiera sabía cómo se llamaban. Entonces abrí la caja de pandora y pregunté por una, y así fue se convirtió en un recorrido de colores. Primero, me dijo ella, no todas son originarias de nuestra zona, pero sí te las encontrarás por toda la Carretera.
Con sus pétalos de trompeta las azucenas (lilium candidum) se pueden encontrar en color blanco, amarillo, anaranjado, rosado o rojo. Sus tallos pueden alcanzar una altura de un metro y medio. Son originarias de zonas templadas del hemisferio norte, y es tal su resistencia que pueden florecer en climas como el nuestro deleitándonos al atardecer con su profundo aroma.
Crecimos con este arbusto y es el símbolo de la Patagonia, siempre volveremos si procuramos comer su fruto, el cafalate (Berberis microphylla), según dice la costumbre. Su flor es de color amarillo limón, pequeña y sólo aparece durante la primavera.
Flor del Calafate
Mi tía dice que las Calas (Zantedeschia aethiopica) son el adorno ideal para cualquier espacio. Es una flor perenne y puede medir hasta un metro y medio de altura. Sus hojas tienen bordes ondulados y caen delicadamente con una suave textura. Su olor es también delicado y las encontrarás en la Patagonia en primavera y verano, pues no toleran bajas temperaturas.
Luego llegamos hasta el árbol sagrado del pueblo mapuche, el canelo (drimys winteri). En mapudungun se le conoce como foike o foye. Es un árbol siempreverde que se puede encontrar en Chile y Argentina. Su flor es pequeña, blanca y tupida, y su centro es amarillo.
Flor del Canelo
Este no merece presentación, quien no conoce el Chilco (Fuchsia magellanica) es como si no conociera el viento de esta zona. Es un arbusto siempreverde de entre 2 y 4 metros de altura. El rojo intenso de sus hojas lo hace reconocible a metros, éstas caen de forma ondulada dejando entrever un morado, es una de las flores más atractivas de las zonas húmedas de la Patagonia.
Chilco
Al ver el clavel de campo naranjo (Mutisia decurrens) podrás observar la resistencia y flexibilidad de este arbusto trepador que se abre camino en la Patagonia.
Y estos, me dice mi tía, estos los conoces de toda la vida, por las carreteras, en los ríos, los chochos, o lupinos (lupinus polyphyllus) son parte del escenario silvestre. Sus flores son de muchos colores, violetas, fucsias, azules y blancas. Es robusta y ramificada.
Lupinos en Carretera Austral
Y del género de las violetas nos encontramos con los pensamientos (viola x wittrockiana). Plantas híbridas ornamentales, cultivadas por sus vistosas flores. Sus pétalos son aterciopelados y también se pueden encontrar en varios colores, blanco, amarillo, rojo, violeta. Son muy resistentes al frío y si la cuidas puede ser perenne.
Y las que anuncian el arribo de la primavera con sus intensos y variados colores, y dan alegría a los patios y plazas, son los tulipanes (tulipa gesneriana). Su belleza radica también en que permanecen abiertos con luz y por las tardes adquieren una apariencia de botón. Pueden disfrutar de su belleza hasta avanzado el verano.
Al terminar el recorrido con nuestros mates, me muestra el notro o ciruelillo (Embothrium coccineum) y me dice que también podré encontrarlos de gran tamaño. Suelen ser pequeños y tienen hojas resistentes. Sus flores es de un rojo intenso, y desde noviembre ya se pueden encontrar por la Carretera Austral.

 

Club de Amigos Carretera Austral
Club de Amigos de Carretera Austral HAZTE MIEMBRO AQUÍ

Tu Nombre Completo (requerido)

Tu Correo (requerido)

 
 

Comenta en Facebook

Facebook