La aventura del trekking está en Carretera Austral

Por: Patricia Osorio
Contacto: prensa@carretera-austral.net

Para quienes quieren desconexión total y vivir una aventura más extrema en Carretera Austral la invitación es realizar El Sendero las Horquetas. Este trayecto recorre los principales atractivos del Parque Nacional Cerro Castillo, con una duración de 4 días y 3 noches en medio de la belleza sobrecogedora de la Patagonia chilena.

Este sendero, ubicado a los pies de los macizos montañosos de los andes patagónicos es de geografía abrupta y sublime, ofrece al visitante una naturaleza amplia y agreste, de valles y bosques, flores silvestres en amplios espacios que en esta zona se conservan; glaciares en constante movimiento que provocan estruendosas caídas invitando a la atención hacia sus verticales laderas de granito pulido por el hielo de millones de años, cuerpos de agua como ríos fríos y cristalinos.

Durante el recorrido se podrá avistar fauna salvaje y encontrar vestigios de su paso por el monte, como pumas, zorros y huemules que marcan sus huellas a lo largo del sendero y cóndores que trazan el cielo con su vuelo.

Debido a las características de este recorrido, es necesario disponerse a salir de la zona de confort a la que estamos habituados, tal como lo señal Franco Cayupi, guía especializado de la empresa local Expediciones Viento Austral “El desafío es adentrarnos hacia la más prístina condición humana, enfrentar los hechos esenciales de la vida, caminar este sendero es un placer y un privilegio, poniendo a prueba nuestra capacidad física”.

Los primeros 16 kilómetros del trekking es hacia el valle del Río Turbio, que se presenta con toda su belleza, para al final de la jornada llegar al campamento y armar el refugio compuesto por carpas, toldos y la anhelada comida, donde se podrá disfrutar de un merecido descanso abrigados por el bosque.

El siguiente día es algo más intenso, ya que se deben recorrer 13 kilómetros de la cordillera y alcanzar los 1.440 mt de altura sobre el nivel del mar del portezuelo que separa el valle del Turbio y que conecta con la entrada glaciar del Estero del Bosque.

En el camino se precipitan grandes bloques de hielo a medida que se avanza en altura, el camino se torna más duro debido a las rocas y hielo de antiguas morrenas glaciares, pero el esfuerzo merece la pena, ya que se puede apreciar el valle en su más amplio esplendor para finalmente llegar al campamento El Bosque, agotados pero felices.

Durante los primeros días de la travesía las personas experimentan distintas emociones, sobre todo porque rápidamente se deben “olvidar nuestros hábitos de ciudad y encontrarnos con una parte de nosotros que se asombra a cada paso, los pensamientos se hacen muy ligeros y se sientes constantes estallidos de alegría, en una permanente liberación de endorfinas” nos comentó Franco Cayupi de acuerdo a su larga experiencia guiando grupos por el sendero.

El tercer día inicia temprano donde el objetivo es disfrutar de la majestuosidad de las montañas, catedrales de roca y hielo, donde se alcanza el punto más alto de la travesía, 1.690 mt de altura sobre el nivel del mar. Aquí se aprecia la gran pared sur del Cerro Castillo, torres de roca, y a sus faldas glaciares que se convierten en una laguna de aguas turquesas.

Desde este punto se tiene una panorámica de la inmensidad de la zona, viendo hacia el oeste el volcán Hudson, y la extensa cuenca del Río Ibáñez, al sur la cordillera del campos de Hielo Norte, donde se levanta el gran monte San Valentín, que es la montaña más grande de toda la Patagonia septentrional, al este las montañas de la cuenca del Lago Chelenko, que significa en lengua nativa aguas tempestuosas, y por supuesto la extensa pampa patagónica.

Este punto y momento del sendero es único, en palabras de Franco Cayupi “recordamos lo simple y momentáneo de nuestras vidas, nos damos cuenta que abriendo los ojos descubrimos que la vida proporciona todo lo necesario para la paz y la felicidad, el éxtasis que sentimos recorre nuestro cuerpo, la adrenalina y la química de nuestra naturaleza nos desborda, nuestros sentidos se han ampliado, ya escuchamos el silencio y nuestro corazón”, sin duda un inolvidable momento.

Pero aún queda recorrido, ya que se debe cruzar el punto más expuesto, vientos del oeste que soplan fuerte dependiendo del día y las condiciones atmosféricas, pudiendo variar generalmente con gran intensidad, todo un desafío casi al final del recorrido.

Termina la travesía después de recorrer 47 kilómetros, entre la profundidad de la naturaleza salvaje de los andes patagónicos, una experiencia extraordinaria, que se puede realizar todo el año, dependiendo de las condiciones meteorológicas, y siempre con un guía especializado en montaña con todas las medidas de seguridad requeridas.

Si quieres saber más de esta inolvidable recorrido y tener una atención personalizada para planificar tu viaje te invitamos a visitar Almacén Carretera Austral:

Dirección: Avda. Italia 1029, Providencia.
Atención: lunes a viernes de 14:00 a 20:00 horas
sábado y domingo de 12:00 a 20:00 horas
E-mail: info@carretera-austral.pro
Fono: +56232474001

FUENTE: Carretera Austral | Publicado el 02/10/18
 

Club de Amigos Carretera Austral
Club de Amigos de Carretera Austral HAZTE MIEMBRO AQUÍ

Tu Nombre Completo (requerido)

Tu Correo (requerido)

 
 

Comenta en Facebook

Facebook