Historias de viaje en Fütra leuwfu

Por: Constanza Bravo
Instagram:@constbravo

Mis comienzos en Futaleufú fueron en el año 2015 cuando vinimos a conocer la Carretera Austral con mis padres. En esa oportunidad dije “Volveré algún día”….bueno aquí estoy hoy trabajando, caminado entre sus montañas, senderos, ríos y lagos.

Nuestra aventura junto a mi pareja comenzó así, oriundos de Santiago tuvimos una oferta laboral al sur de chile que no pudimos desaprovechar en ningún segundo.

Nos dirigimos al inicio de la Carretera Austral “Hornopirén”, comuna Hualaihué. Desde este punto todo comenzó con una energía totalmente distinta, una paz envidiable, en sus alrededores todo prácticamente verde, humedales, nieve, riachuelos, los ríos de aguas blancas “Río blanco y río negro”, en el río blanco visité el velo de la novia y por cierto las montañas imponentes de toda la ruta 7.

No puedo olvidar la infaltable parada “Dónde la Doña Tato” un lugar ubicado a los pies del Volcán Hornopirén, donde se puede acampar, visitar las cascadas a las faldas de su restorant, y a la vez comer de las delicias encantadoras de la Doña Tato, no se arrepentirán.

En Hornopirén podrán encontrar dos termas geniales, hay muchas más pero el acceso es limitado. La primera fue las famosas “Termas de Pichicolo”, se encuentran a 15 minutos del pueblo hacia el norte, son cajones de madera con aguas llenas de minerales para favorecer la salud del cuerpo y alma.

También se encuentran la “Termas de Llancahué” se debe acceder por lancha, y se localizan en la isla de Llancahué; está rodeada de montañas por donde mires, si andas con suerte puedes apreciar todos los climas en un día, esta terma funciona como hotel, recomiendo quedarse una noche para disfrutar esta gran experiencia ya que es un ambiente muy familiar y agradable. Acá estuve hasta mediados de julio, concursé para un reemplazo en el Hospital de Futaleufú y tuve que emprender el viaje sola por temas de distancia.

Fütra leuwfu en mapudungun, significa “río grande” y su frase célebre “Un paisaje pintado por dios”. Mis comienzos en Futaleufú fueron en el año 2015 cuando vinimos a conocer la Carretera Austral con mis padres. En esa oportunidad pasamos a almorzar a Futa y en el paso por él dije: “Volveré algún día” … bueno aquí estoy hoy trabajando, caminado entre sus montañas, senderos, ríos y lagos.

Contaré mis primeros días de trabajo ya que me marcaron demasiado, jamás pensé vivir un traslado de paciente por tierra en ambulancia a Chaitén, Palena y Esquel (argentina), todos pensarán que es fácil llegar a esos lugares pero no es así. El acceso y conectividad en invierno es más limitado que en verano; la vida de los pacientes, chofer y tuya esta en juego en todo momento. También se realizan traslados aéreos de pacientes en avioneta, y es ahí en donde te pones a cuestionar lo sacrificado que es vivir en estos lugares, sólo te puedes poner en los zapatos de la gente nativa de acá cuando lo vives. Mi respeto para toda la gente patagónica del sur de chile, aguante.

Les contaré los lugares asombrosos que he podido visitar en estos dos meses. A los pies de mi casa me encuentro cada mañana la impresionante “Laguna espejo”, si logras encontrar el ángulo podrás ver un pato, la forma se lo da la montaña con su reflejo en el agua. La laguna se encuentra a 5 minutos caminando desde el pueblo. Una vez arriba podrán encontrar el “Mirador Torre de Agua”, ahí se ve todo el pueblo de Futaleufú, sus montañas y la famosa “Teta”. El trekking de la Teta aún no puedo hacerlo por condiciones climáticas, pero pronto será mi entrenamiento para llegar a las Torres del Paine, son aproximadamente 8 horas dependiendo del ritmo.

Asimismo pueden descubrir el sector noroeste donde esta la “Piedra el Águila” en subida es como 1 hora, tiene la vista hacia el “Lago Pinto” y “Lago Leal o Noroeste”. Yo tuve la posibilidad de ir al “Lago leal” y “Lago las rosas”. Para poder llegar a estos lagos es una caminata de 3 horas y media hasta los Coigües (mapudungun koywe) de 1.200 años, para abrazar estos árboles se necesitan 8 personas aprox. La gente que visita constantemente estos lugares dicen que hay que posarse en los agujeros que deja la raíz del coigüe en la base y el árbol milenario te entrega toda su energía, a eso le llaman “acunarse”.

El “Lago las rosas” lo considero por lejos uno de mis lugares favoritos, imperdible. Por este mismo lado hay una conexión por un sendero al “Lago espolón”, que también pueden acceder a él por el lado del camino cuando uno va llegando a Futa. Si intentan llegar al “Lago espolón”, estarán muy cerca para llegar al “Sendero de la garganta del diablo”, deben tener cuidado con este lugar, les recomiendo ir con guía.

Camino hacia el límite se encuentra el “Cerro Sierra Huacha”, tengo pendiente de ir. Más allá esta el sector de las escalas y río chico. Hacia las escalas pueden ir al “Pozón de los Reyes” y “Fundo Encantado”, el “Mirador Cañón del Diablo”, mucho más allá estará la famosa “Z” el rápido de categoría V junto al “Rápido Trono” del río Futaleufú. En el sector río chico pude conocer la “Reserva Nacional Futaleufú”, son 2 horas y media de caminata en subida, el primer mirador se llama “Piedrero” y el segundo es “Mirador el cóndor” si andan con suerte podrán observar cóndores a su alrededor. Y por cierto no se me puede olvidar el sector el azul, esta antes de llegar a Futa, ojalá puedan recorrer en caballo este lugar.

Espero que les haya servido mi anécdota, pronto iré más hacia el sur y les podré contar otras experiencias. “Cuando te sientes mejor, haces mejores elecciones. Conócete, cuida de ti, invierte en ti”.
Respeta tus raíces.

 
 

Club de Amigos Carretera Austral
Club de Amigos de Carretera Austral HAZTE MIEMBRO AQUÍ

Tu Nombre Completo (requerido)

Tu Correo (requerido)

 
 

Comenta en Facebook

Facebook