El Misterio de Aysén

Por: Alejandro J. González Puchi | Gerente General
Contacto: agonzalez@carretera-austral.net

El primer uso escrito de la palabra Aysén, está registrado en la bitácora del famoso viaje del Padre José García S.J. por los Canales Australes en 1766.
Desde ese registro, la toponimia de Aysén ha sido un interesante misterio.
De las muchas versiones posibles, acá te cuento aquella que más me sobrecoge, porque habla de una increíble aventura y pasión por la vida.

UNA CIRCUNNAVEGACION FALLIDA

26 años antes de la travesía del padre García, en 1740, se iniciaba en el Puerto de Portsmouth, Inglaterra, el zarpe de 6 barcos para realizar una circunnavegación al mando del Comodoro George Anson.
Una de aquellas naves, la HMS Wager, de 37 metros de eslora, estaba al mando del capitán Cheap y el guardiamarina John Byron (abuelo del posteriormente famoso poeta Lord Byron).
Luego de varios meses de navegación por el atlántico, al internarse en los canales patagónicos, la HMS Wager naufraga un 14 de mayo de 1741 en el Archipiélago Guayaneco, en la hoy denominada Isla Wager, al sur del peligroso Golfo de Penas, al sur del enorme Campo de Hielo Norte.
El capitan Cheap, que era hombre de genio destemplado, se ganó rápidamente la animosidad de su tripulación, causando un motín que terminó por dejarlo abandonado en la isla junto a una veintena de sobrevivientes leales, entre los cuales se encontraba el fiel Byron.
En tales condiciones, considerando que la estadía en aquel inhóspito lugar solo podía conducir a la muerte, Cheap y la veintena de hombres emprendieron una penosa travesía hacia el norte, en búsqueda de los establecimientos españoles en Chiloé, a más de 1.000 kilómetros de distancia.
A los pocos meses del inicio de su travesía de sobrevivencia, se encontraron con el Campo de Hielo Norte y sus numerosos glaciares que llegan hasta el mar. Entre otros, la famosa Laguna San Rafael. También, es probable que hayan tenido que caminar sobre estos hermosos, gélidos y mortales hielos milenarios.


Como podrás entender, el empeño fue cruento, con numerosas pérdidas de vidas.
Sin embargo, también los acompañó una pequeña esperanza de supervivencia, al encontrarse con un grupo de Chonos, que en sus canoas los trasladaron hasta Chiloé, transformándose en los salvadores de los únicos 4 sobrevivientes.
En junio de 1742 arribaron a Chiloé, siendo inmediatamente tomados prisioneros de las autoridades españolas y, posteriormente, canjeados por otros prisioneros españoles en mano de los ingleses.
John Byron, luego de su liberación y habiendo regresado a Inglaterra, escribe su increíble experiencia en un libro llamado “The Narrative of the Honourable John Byron (Account of the Shipwreck of The Wager; and the Subsequent Adventures of Her Crew)”, uno de los best seller se su época.


Ahora, mirando este vasto, misterioso y hermoso territorio, vale la pena preguntarse… ¿Por qué te llamas Aysén?
Es muy probable que los sobrevivientes de la HMS Wager se hayan referido a algún punto de su viaje como “Ice End” – Fin de los Hielos -, aludiendo al término de su travesía avistando o caminando sobre los hielos del Campo de Hielo Norte.
Aquel anglicismo, si bien no es utilizado nunca en la referida novela de Byron, debe haber llegado en forma oral a los habitantes de Chiloé, quienes 26 años más tarde, se lo informan al Padre José García S.J., quien lo utiliza por primera vez en forma escrita.
Es curioso advertir que la acentuación aguda de “Aysén”, es relativamente actual. Los colonos de principios del siglo XX utilizaban una acentuación grave (Áysen), mucho más cercana a la fonética de término “Ice End”.

Mapa de la Isla Wager


Ver mapa más grande
 

Club de Amigos Carretera Austral
Club de Amigos de Carretera Austral HAZTE MIEMBRO AQUÍ

Tu Nombre Completo (requerido)

Tu Correo (requerido)

 
 

Comenta en Facebook

Facebook